Seminarios, Talleres y Certificaciones.

Historia del Muay Thai:

El Muay Thai (มวยไทย) oThai Kick Boxing como es conocido en Tailandia, es el espectáculo deportivo y símbolo cultural más popular de aquel territorio (cfr: Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]; De Cesaris, 2000 [1995]; Krauss et al. 2006; Loh, 2011; Pattana, 2003; Sriyabhaya, 1976; Vail, 1998, 2014). El Muay Thai (o Thai Boxing) es un estilo de Kickboxing (Green, 2001a; Harris, 2001) proveniente de Tailandia (“Tierra de los libres”), antiguamente conocida como el reino de Siam (De Cesaris, 2000 [1995]; Green, 2001a; Harris, 2001). El Thai Boxing es una de varias artes marciales siamesas (Thai), como lo son: el Krabi Krabong, Ledrit, Chuparsp, Thaiplum, Kemier, y Thaiyuth. El Krabi Krabong es un sistema de lucha personal que utiliza la espada en conjuntos preestablecidos (Green, 2001a; Harris, 2001) y otras armas cortas y largas (Crawford, 2015a; Crawford, 2015b; Crawford, 2015c [2014]; Crawford, 2016 [2015]; De Cesaris, 2000 [1995]). El Lerdrit es un arte de batalla a mano vacía (Green, 2001a; Harris, 2001) de uso militar (Crawford, 2015a; Crawford, 2015b; Crawford, 2015c [2014]; Crawford, 2016 [2015]). El Chuppasart (De Cesaris, 2000 [1995), Chupasart (Sriyabhaya, 1976) o Chuparsp (armamento) incluye el uso de la pica, el cuchillo, la vara, la espada, el escudo, y las armas flexibles (De Cesaris, 2000 [1995]; Green, 2001a; Harris, 2001). El Thaiplum (“grappling”) (Green, 2001a; Harris, 2001) o Muay Pram (“lucha de proximidad o cuerpo a cuerpo”) (De Cesaris, 2018 [2013]) enfatiza los puntos de presión y golpes a los vasos sanguíneos (Green, 2001a; Harris, 2001), estrangulamientos, dislocaciones y derribes (cfr: Crawford, 2015a; De Cesaris, 2018 [2013]). En la actualidad, las técnicas de Muay Pram han sido casi totalmente eliminadas del Thai Boxing convencional o deportivo (cfr: Crawford, 2015a; De Cesaris, 2018 [2013]; Green, 2001a; Harris, 2001). El Kemier es un arte furtivo de supervivencia similar al Ninjutsu japonés enseñado a los monjes cabezas o dirigentes de los templos budistas. El Thaiyuth (habilidades Thai) incluyen el Muay Thai, Krabi Krabong, y las técnicas de combate en espacios cerrados. Conocido como “la ciencia de las ocho armas” (o “el arte de las ocho articulaciones”), el Muay Thai es un arte de golpeo para las peleas de ring que utiliza los puños, codos, rodillas y pies (Green, 2001a; Harris, 2001; Kaewpadung, 2018b). El Muay Thai como deporte de ring no es el arte marcial Thai completo (Kaewpadung, 2018b). El Muay Thai se ha desarrollado a lo largo de varios siglos en el sudeste de asiático (Green, 2001a; Harris, 2001) bajo la influencia del animismo, el hinduismo, el budismo y otros elementos constitutivos. El Dhanurveda es una sección encontrada en los “Vedas” (“Rig Veda”, “Sama Veda”, “Yajur Veda” y “Atharva Veda”) [1700-1100 A.C.] que son de los libros sagrados del hinduismo más antiguos (cfr: Doniger, 2009; Rishis, 2018a [1895]; Rishis, 2018b [1897]; Rishis, 2008a [1896]; Rishis, 2008b [1914]; Singh, 2018 [2017]), junto, por ejemplo, a otros textos épicos muy influyentes como el Mahabharata y el Ramayana (cfr: Rohde, 1992; Valmiki, 1992; Vyasa, 1883-1896; Zarrilli, 2001a). Los cuáles contienen datos y referencias históricas de las antiguas artes marciales de la India. Siendo el Dhanurveda una de las “artes de guerra” y/o de “arquería” documentadas más arcaicas del mundo (cfr: Majumdar, 1960 [1955]; Pizzo et al., 2016; Rishis, 2018a [1895]; Rishis, 2018b [1897]; Rishis, 2008a [1896]; Rishis, 2008b [1914]; Sarnagadhara, 2001; Singh, 2017; Vasista, 2003; Zarrilli, 2001a, 2001b, 2001c [1998]). La India literaria del hinduismo brahmánico cuenta con muchos otros textos antiguos aparte de los Vedas que son profusos en el tema de las artes marciales. Algunos libros que pueden nombrarse son: el “Agni Purana” (Agni, 1998 [1954]; Singh, 2018 [2017]; Zarrilli, 2001a), el “Arthashastra” (Kautliya, 1915; Singh, 2018 [2017]), el “Dhanurveda” (Sarnagadhara, 2001), las “Leyes de Manú” (Manu, 2016 [1898]; Singh, 2018 [2017]), el “Mahabharata” (Singh, 2018 [2017]; Vyasa, 1883-1896; Zarrilli, 2001a), el “Ramayana” (Alter, 1992, 2001; Singh, 2018 [2017]; Valmiki, 1992; Zarrilli, 2001a), el “Vasista Dhanurveda Samhita” (Vasista, 2003), el “Vishnu Purana” (Vyasa, 1840), entre muchos otros (Singh, 2018 [2017]). Alrededor del Siglo III A.C., los “Yoga Sutras” de Patañjali enseñan a cómo meditar mentalmente en puntos localizados al interior del cuerpo, conocimiento que posteriormente también sería usado en las artes marciales, mientras que varios “mudra” gestos o movimientos realizados por las manos y dedos fueron enseñados en el budismo “Yogacara”. Estos elementos del “Yoga” al igual que los movimientos de manos y dedos en las danzas “Nata”, fueron después incorporados en varias artes marciales (Dukes, 1994) del continente asiático (cfr: Alter, 2001; Draeger, 1980 [1969]; Dukes, 1994; Feuerstein, 2008 [1998]; Green, 2001a; Patañjali, 2003, Shahar, 2008; Zarrilli, 2001c [1998]). Las artes marciales de la India fueron una influencia importante en el desarrollo de un buen número de las modernas artes marciales de oriente (cfr: Draeger, 1980 [1969], 2000 [1972]; Pizzo et al., 2016; Wiley, 1994). Particularmente, en los países de la esfera cultural de la India ciertos lugares fueron muy influenciados tanto por la cultura y religión hindú, así como la budista. Algunos ejemplos incluyen al “Silat” indo-malayo (cfr: Draeger, 2000 [1972]; Dukes, 1994), el “Banshay”, el “Naban” y el “Bando” birmano (Draeger, 1980 [1969]), la “Escrima” y “Kali” filipinos (Wiley, 1994), el “Krabi Krabong” tailandés, y el “Bokator” camboyano. Las artes marciales de la India influenciaron ligeramente varias formas del “Kickboxing” indochino, denominado “Muay Thai” en Tailandia, “Muay Lao” en Laos, el “Tomoi” de Malasia, el “Pradal Serei” de Camboya y el “Lethwei” de Myanmar (Birmania) (Draeger, 1980 [1969]). Algunos autores creen que las disciplinas fragmentadas del Dhanurveda dieron origen o se fusionaron a la mayoría de los más importantes estilos de artes marciales de la India y otros lugares (Pizzo et al., 2016). De las técnicas originales del Dhanurveda se crearon variados sistemas de combate que continúan hoy en día en territorio indio: el “Dhanur Vidya”, el arte o ciencia del tiro de arco de los guerreros indios; las artes marciales del “Thang-Ta”, de los guerreros Manipur; el “Gatka”, de los guerreros Sikh (Pizzo et al., 2016); y el “Shastra Vidya” (Singh, 2018 [2017]) todos del norte del subcontinente indio (cfr: Pizzo et al., 2016; Singh, 2018 [2017]); el “Kalaripayattu”, de los guerreros Kerala del sur de la India (Pizzo et al., 2016; Tokarski, 2011; Zarrilli, 2001a, 2001b, 2001c [1998]); el “Vajramushti” (Pizzo et al., 2016; Tokarski, 2011) [o “Vajramukti” (Corcoran et al., 2011 [1993]; Correia, 2018; Dukes, 1994)], de los guerreros Gujarat del oeste de la India, en la frontera con Pakistán (cfr: Draeger, 1980 [1969]; Pizzo et al., 2016); el “Silambam” (Pizzo et al., 2016; Zarrilli, 2001a, 2001c [1998]), el arte marcial de Sri Lanka y Malasia (al sur de la India); el “Musti (Pizzo et al., 2016; Zarrilli, 2001a) Yuddha”, el boxeo de la antigua Benarés (o Varanasi al norte de India) (Pizzo et al., 2016); y el “Marma-Vidya”, el estudio de los puntos vitales de Kerala (Pizzo et al., 2016; Zarrilli, 2001a, 2001b; 2001c [1998]), entre otros (Zarrilli, 2001a). De la fragmentación y fusión del Dhanurveda con otros sistemas de combate autóctonos de otros países se crearon algunas de las artes marciales más populares o conocidas de Asia (Pizzo et al., 2016). El Vajra-Mushti (del sánscrito Vajramusti वज्रमुश्टि) es un compuesto sánscrito “bahuviri” que se traduce como “aquel que empuña un rayo” o “aquel del cual su puño es como un diamante”. Es un nombre de Indra mencionado en la épica del Ramayana. En la historia Vajramusti es hijo del demonio Malyavan, haciéndolo el tío materno de Ravana, muerto en la guerra entre Ravana y Rama (Monier-Williams, 1899). En el budismo tántrico Vajramusti es el nombre de un “mudra” específico (un gesto de mano). En el budismo “Shingon”, es también un nombre de un “Bodhisattva” específico mencionado en el “Vajrasekhara Sutra”. En el “Malla Purana”, es sinónimo de “Bhukhandi”, un “cestus” (guante de batalla) o un arma parecida a un puño de hierro usada por una clase de luchadores conocidos como “Jyeṣṭīmallas” (Draeger, 1980 [1969]). Algunos autores alegan que Vajramusti era también un término para designar a un antiguo arte marcial indio de la casta de los “kshatriya” (guerreros) que se trasladó a China a lo largo de la ruta de la seda junto con el budismo durante los primeros siglos de nuestra era (D.C.) por el monje budista indio “Bodhidharma” (Dukes, 1994), entre aproximadamente los años 480-525 D.C. (cfr: Draeger et al., 1991 [1979]; Green, 2001a; Henning, 2001; Shahar, 2008), considerado el patriarca legendario, simbólico, mitológico o metafórico de las artes marciales y del budismo “Chan” (o “Zen”) (cfr: Draeger et al., 1991 [1979]; Dukes, 1994; Green, 2001a; Henning, 2001; Powell, 2004; Shahar, 2008). Contribuyendo al origen de las artes marciales chinas de influencia budista (Dukes, 1994). Para algunos autores existe un gran debate sobre la veracidad de la leyenda de Bodhidharma sobre su papel en las artes marciales. Ciertos autores se encuentran a favor del mito (Dukes, 1994; Prayukvong et al. 2006 [2001]), mientras que otros no lo están (Green, 2001a; Henning, 2001; Draeger et al., 1991 [1979]). Las supuestas enseñanzas budistas de Bodhidharma se encuentran contenidas en varios textos relevantes que han sido recopilados a lo largo del tiempo, y a los cuales tuvimos acceso y pudimos consultar (cfr: Bodhidharma, 1987, 2012; Broughton, 1999; Dukes, 1994; Keizan Zenji, 2001 [1993]). Según ciertos autores indican que hubo un arte marcial específico en el budismo temprano denominado “Vajramukti”. La teoría se basa en el término mismo de Vajramusti, que se traduce como “Puño de Rayo”. Alegando que el “Vajramukti” fue transmitido tempranamente dentro del templo budista chino “Shaolin” de la provincia de Henan, como “Chuan Fa”, (拳法), y por consiguiente al “Kenpō” japonés. Cabe señalar que existió un primer Vajramukti védico y uno segundo budista (Dukes, 1994). Es muy posible que la lucha del Vajramukti originaria esté relacionada al símbolo y arma (“Vajra”) de la divinidad Indra, rey de los dioses en el pantéon védico. La deidad es un símbolo de fuerza con carácter de guerrero. Se le asocia al firmamento, las tormentas, el trueno, el rayo y las lluvias. Se decía que portaba un “rayo” (Vajra) en su mano. Muchos himnos védicos tempranos relatan su batalla con un demonio reptil, Vritra, en el curso en el cual Indra divide una montaña para liberar las aguas terrestres que Vritra a retenido. Indra también pelea con un demonio llamado Vala en orden de liberar a “las vacas del amanecer”, quizás indicando de que él haya sido el creador de la luz del día. Los enemigos de Indra eran los Dasas y Dasyus; a los cuales se les ha referido como tribus autóctonas de la India, pero el contexto no es claro. Algunas veces los términos pueden traducirse mejor como “enemigo”, y en otras ocasiones pueden ser vistos como seres mitológicos. En los Vedas Indra es conocido como un gran bebedor de Soma, un enteógeno empleado en el ritual védico). Soma es en sí mismo un dios. Como deidad es invocada frecuentemente en el ritual védico. Se le dedican más himnos en el Rig Veda que a cualquier otra divinidad. Algunas de las veces se le invoca junto a Agni (“el dios del fuego”), probablemente vinculando la deidad principal de los cielos, Indra, con una deidad primaria terrestre, Agni, quien es el mensajero de los dioses (cfr: Jones et al., 2007; Rätsch et al. 2002 [2000]; Rishis, 2018a, 2018b, 2008a, 2008b; Wilkins, 1900). Vajra es una palabra sánscrita que significa “rayo”. En la literatura budista tibetana se le denomina también Dorje, y su significado se interpreta como “cetro diamantino”. El Vajra es masculino, y es el símbolo del Lingam o falo. En el budismo Vajrayana, el Vajra es el símbolo de la iluminación. En el valle de Katmandú, Nepal, el Vajra o Dorje es la insignia central del Tantra; en Tíbet es el emblema del Lama. El Vajra es un símbolo importante dentro del chamanismo y tantrismo en el territorio de la cordillera de los Himalayas. Vajra significa pureza, indestructibilidad, vacío, y la nada (shunyata). Es así como en el budismo de la escuela Vajrayana se define al absoluto o Nirvana. Todo esto concierne a la completa liberación de los grilletes fenomenológicos y existenciales (cfr: Rätsch et al., 2002 [2000]; Ray, 2002 [2001]). Es pertinente señalar que dentro de la historia de las religiones el símbolo celeste del Vajra (rayo) tiene relevancia en la mitología del chamanismo, hinduismo, budismo (cfr: Jones et al., 2007; Rätsch et al., 2002 [2000]; Ray, 2002 [2001]; Rishis, 2008a) y jainismo. Dentro de la religión jainista de la India, al símbolo del Vajra se le denomina Dharmanatha (Titze et al., 1998). El cielo en cuanto bóveda sideral y región atmosférica, es rico en valores miticorreligiosos. “Lo “alto”, lo “elevado”, el espacio infinito son hierofanías de lo “trascendente”, de lo sagrado por excelencia. La “vida” atmosférica y meteórica se revela como un mito sin fin. Y los seres supremos [celestes] de las poblaciones primitivas, así como los grandes dioses de las primeras civilizaciones históricas, delatan todos ellos relaciones [y símbolos] más o menos orgánicos con el cielo, la atmósfera, los acontecimientos meteorológicos, etc. (Eliade, 2003 [1964]). En lo referente al Muay Thai existen diferentes versiones o mitos de su origen. Una de las leyendas más populares señala que: el arte marcial budista chino denominado Chuan Fa (o mal llamado “Kung Fu”) traducido también en japonés como Kempo. Encarna la tradición de la cual la mayoría de las escuelas de Karate, Tae Kwon Do, Thai Boxing, y otras artes marciales han desarrollado sus técnicas (Dukes, 1994). La técnica china de combate conocida como “Lohan Kung Fu” se cree fue desarrollada de una forma ideada en el templo Shaolin por el monje indio Bodhidharma. Denominada “Shih-pa Lohan Shou” (“Dieciocho Manos de Arhat”), la cual fue la forma original de Lohan. Su propósito era el proveer a los monjes ejercicios que no solo fortalecerían sus cuerpos y mentes, sino también armarlos con un poderoso sistema de defensa personal (Draeger et al., 1991 [1979]). Otros estilos de combate chinos llamados “Boxeo del Templo Shaolin”, por ejemplo, también existen bajo los nombres específicos de: “El Tigre Negro Shantung” (norte) y “Puño del Ojo del Fénix” (sur) (Draeger et al., 1997 [1976]; Draeger et al., 1997 [1977]). Algunos de los datos y detalles existentes de la lucha india del Vajra-musti suceden en el libro “Mānasollāsa del “Rey Someshvar” (1124-1138 A.D.). En donde el Vajra-musti, una forma de lucha de un tipo muy fiero es descrito (cfr: Bhulokamalla Someśvara, 1925, 1939, 1961; Draeger, 1980 [1969]). Este y otros trabajos subsecuentes (notablemente el Mallapurana, escrito antes de 1650) fue tan lejos en dividir a tal lucha en cuatro tipos: 1) “Dharanipata”: En esta forma el perdedor es llevado al piso (no quedando claro si los golpes hayan sido empleados). De forma similar a las modernas luchas de “bhimensee” y “hanumantee”. 2) “Asura”: Es una pelea libre en donde la única falta es golpear abajo del pecho. Similar a la moderna forma de “jarasandhi”, el primer hombre caído pierde. 3) “Nara”: No hay muchos detalles al respecto, pero puede conjeturarse que era una forma intermedia en donde el perdedor tenía voz para rendirse sin considerar que se haya caído o no. 4) “Yuddha”: Esta era la forma última, en donde el pelador podía ser muerto en el encuentro. La lucha del Vajra-musti era del dominio de los Jethis una casta de brahmanes de luchadores profesionales que se extendían desde Modhera en el norte de Gujarat hasta Mysore, Hyderabad, Konkan, y áreas de Rajasthan en el Siglo X. El libro de Someshvar brinda información del protocolo, dieta, y métodos de entrenamiento de este curioso y brutal sistema de combate. El poder del golpe con la mano es potenciado por el Vajra-musti, un arma similar a un cestus, usada en la mano derecha. Este tipo de lucha sobrevive muy poco en la actualidad, y los encuentros son llevados a cabo dos veces al año por el efecto en los combatientes. Esta forma cruda de lucha no era la única forma de combate practicada en aquellos tiempos, pero era un espectáculo predominante y una actividad en la cual un luchador podía atraer la atención de un patrón rico para lograr una forma de vida. Las conquistas musulmanas de los Siglos XIII y XIV probablemente trajeron una forma de lucha que incorporaba el trabajo de piso. Sin embargo, el Vajra-musti continuó siendo popular. El embajador portugués de la corte del “Rey Krishnadevraj” (1509-1531) describe enfrentamientos sangrientos donde algunos portugueses participaron. Los luchadores y otros expertos de combate eran asalariados, y se desempeñaban a diario en la corte (Draeger, 1980 [1969]). Algunas fuentes tailandesas señalan que el Muay Thai tiene una antigüedad de cerca de 2000 años (Kraitus et al., 1997 [1988]). Los adeptos a las diferentes versiones de la popular leyenda y mito de Bodhidharma indican que los orígenes de Muay Thai se dieron en el Templo Shaolin de China. En una de las versiones tailandesas del mito, el primer abad del templo, según la historia, se llamaba Takmor, un príncipe indio, que al igual que Buddha, renunció a lo mundano y a las riquezas para volverse devoto de la religión. Al seguir las enseñanzas de Takmor los monjes budistas Shaolin entrenaron con igual rigor las artes de la meditación y de la defensa personal, bajo la premisa que un cuerpo fuerte conlleva a un espíritu fortalecido. Prácticamente, necesitaban ser proficientes en las artes marciales para protegerse a ellos mismos cuando realizaban retiros a los bosques para meditar, para defender su templo de los merodeadores, y para cuidar a sus hermanos ocupados en el duro proceso de transcribir sus manuscritos sagrados. De ser cierta esta leyenda, se puede especular como fue llevada a cabo la propagación de los orígenes comunes del Templo Shaolin a los países circundantes, y la creación de las diversas artes marciales como el Tae Kwon Do de Corea, el Karate de Japón, y posiblemente el prototipo de Muay Thai se haya desarrollado en sus únicos y propios caminos, mientras mantenía los elementos integrales de la meditación, y el sosiego del espíritu como evidencia de sus inicios religiosos. Se puede especular con cierto grado de certitud que el vínculo entre el Muay y los templos locales es casi tan antiguo como el Muay en sí mismo. Cuando el budismo, se propagó en la región desde su punto de nacimiento en la India. Fue rápidamente aceptado por los habitantes locales. El templo (“wat”), con su comunidad de monjes, muchos de los cuales eran soldados retirados y altos oficiales o miembros de la nobleza, hombres educados que habían sido exitosos en sus vidas seculares, era por mucho el centro de cada aldea, literal como figurativamente hablando. La gente local enviaba a sus hijos para vivir y estudiar un gran abanico de temas con los monjes, mientras que el templo mismo, con su extenso complejo, era el foco social de la vecindad, el lugar donde iban a rezar y conocerse entre ellos. Los templos eran generadores de arte – no solo de arte religioso, pero de un gran espectro de determinaciones artísticas, incluyendo al arte marcial del Muay. Fue con el conocimiento estratégico militar y sociopsicológico de los monjes que los niños y jóvenes estudiaron este arte próximo de combate sin armas (Prayukvong et al. 2006 [2001]). El Muay Thai tiene fuertes influencias y elementos religiosos del animismo, hinduismo y budismo (cfr: Buswell, 2004; De Cesaris, 2000 [1995], 2008a [2004], 2008b; Doniger, 2009; Dukes, 1994; Eliade et al., 1992 [1991]; Green, 2001a, 2001b; Harris, 2001; Jones et al., 2007; Kraitus et al., 1997 [1988]; Mallon, 2005; Pattana, 2005; Pizzo et al. 20016; Prayukvong et al., 2006 [2001]; Reyes, 2018; Wright, 1992). Las relaciones Indo-tailandesas son de gran antigüedad cronológica (Jha, 1977). Siendo las interraelaciones entre hinduismo y budismo muy complejas, profundas e incluso antitéticas (cfr: Coomaraswamy, 2011 [1943]; Dukes, 1994; Eliade et al., 1992 [1991]; Miksic, 2010; Nandan et al., 2013; Schmidt-Leukel, 2007; Tola et al., 2013; Wright, 1992). El pueblo birmano señala que el Muay Thai se originó en Camboya conocido bajo los nombres de Khun Khmer Boran, Sovanna Phum o Badai Serei. Y que el arte fue “robado” de los camboyanos por los Thais. Mencionando que ciertos dibujos del templo camboyano de origen hinduista de “Angkor Wat” (Mallon, 2005) [1113-1150 A.D.] (Green, 2001a, 2001b)] sustentan esta noción. Se dice que el Khun Khmer Boran es virtualmente idéntico al Muay Thai (Mallon, 2005). En el presente el Krabi Krabong es la más vital tradición Thai de armamento. Los Thai desarrollaron sus habilidades de combate en sus propias campañas y como mercenarios del imperio Khmer (Green, 2001a, 2001b). Algunos estilos del Muay Thai como el del “Mono Blanco” podrían tener una considerable antigüedad. Dicho estilo se encuentra basado en la epopeya clásica y épica del hinduismo del “Ramayana” (De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris, 2008b) de “Valmiki” fechada aproximadamente en el Siglo IV A.C. (Rohde, 1992; Valmiki, 1992). Es relevante señalar que existe también una versión Dravidia (o tamil) del Ramayana aparte de la hinduista (Indoaria) (cfr: Daniélou, 2005 [1979]; Singarvelu, 1967; Rohde, 1992; Valmiki, 1992). El estilo de combate se basa en el personaje mitológico de Hánuman un mono semidiós e hijo de la deidad del viento del panteón de divinidades hindú. Por siglos los peleadores Thai se han inspirado de las características del dios mono en el desarrollo de técnicas y estrategias impredecibles de la divinidad. La épica del Ramayana tiene su versión tailandesa denominada “Ramakien” o “Ramakian”. La cuál es una interpretación de la historia original que pasó de la tradición oral a una versión escrita realizada por el “Rey Rama I” a finales del Siglo XVIII (cfr: De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris, 2008b; Mahulikar, 2003; Singarvelu, 1982; Valmiki, 1992, 2017; Velder, 1968). La historia del Ramayana tiene un gran significado y pertinencia dentro de la cultura del pueblo Thai (cfr: Mahulikar, 2003; Singarvelu, 1982; Valmiki, 2017). El texto del Ramayana posee gran relevancia cultural y étnica en todo el continente asiático, y el manuscrito tiene múltiples versiones (cfr: Mahulikar, 2003; Richman, 1991; Rohde, 1992; Singarvelu, 1967; 1982; Walker, 1998). Se dice que la versión original india del Ramayana llegó a Tailandia vía los vietnamitas Khmer hace nueve siglos (De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris, 2008b). Es curioso que el símbolo del “Mono” se encuentre representado en diversos estilos de combate que han sido documentados dentro de las artes marciales de China (Dean, 1987; Tran, 2004), Birmania (Myanmar) (Winborne, 2014), Vietnam (Tran, 2004) y Tailandia (De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris, 2008b). Los diversos nombres tailandeses para los estilos del “Mono Blanco” o “Mono Ventoso” son: “Muay Pra Nakorn”, “Muay Thasao”, “Muay Uttaradit”, “Muay Theen Ling” o “Ling Lom” (cfr: Crawford, 2015a; Crawford, 2015b; Crawford, 2015c [2014]; Crawford, 2016 [2015]; De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris, 2008b, “Master Mind Muay Thai”, 2015; “Muay Boran”, 2018). El dios hindú “Hánuman” es una divinidad épica y puránica (Jones et al., 2007; Jordan, 2004 [1993]; Lutgendorf, 2007; Wilkins, 1900). Algunos autores le consideran una deidad menor dentro del panteón de divinidades védico (Wilkins, 1900). Mientras que otros le consideran una de las deidades más veneradas del hinduismo (Jones et al., 2007). Hanumán asiste a “Rama”, una de las encarnaciones de “Vishnú” y personifica al ideal y fiel sirviente. Es hijo de “Pavana”, el dios de los vientos, y de “Anjana” una ninfa, siendo notoria su velocidad y agilidad. Por lo que es venerado en el contexto de las personas jóvenes y los atletas (cfr: Jones et al., 2007; Jordan, 2004 [1993]; Lutgendorf, 2007). Es también muy venerado por los seguidores de las divinidades de “Shiva” y “Vishnu” (Jones et al., 2007). Se le asocia a las actividades de la lucha (Alter, 1992, 2001; Jones et al., 2007; Lutgendorf, 2007), las artes marciales, el ejercicio físico, al Yoga (Alter, 1992, 2001; Zarrilli, 2001c [1998]), y los acróbatas (Jones et al., 2007). Es reconocido como la divinidad patrona de los gimnasios (“akharas”) (Alter, 1992, 2001; Lutgendorf, 2007) y la encarnación del rendimiento en las artes marciales. En todos los gimnasios de la India se le dedica un altar a Hanumán, además de realizarle ritos propiciatorios y ofrecerle rezos, por los hombres que practican el entrenamiento en artes marciales (Alter, 1992, 2001). El dirige un mítico ejército de monos, y es representado como un mono de cola larga (Jordan, 2004 [1993]). Tiene un papel preponderante en la épica del Ramayana (cfr: Alter, 1992, 2001; Jones et al., 2007; Jordan, 2004 [1993]; Lutgendorf, 2007; Valmiki, 1992; Wilkins, 1900) en la búsqueda y rescate de la princesa “Sita”. Quien fue capturada por el demonio “Ravana”. Frecuentemente aparece tratando sin miramientos a la diosa de Lanka [Sri Lanka]. Es venerado particularmente al sur de la India, pero más generalmente en los pueblos (cfr; Jones et al., 2007; Jordan, 2004 [1993]; Lutgendorf, 2007; Wilkins, 1900). Algunos autores creen que existió un “Proto-Hanumán” prehistórico, del cual se hacía alusión implícita de él como divinidad en el antiguo texto del Rig Veda (Lutgendorf, 2007). Hánuman es también mencionado en el Mahabharata, y otros textos importantes del hinduismo (cfr: Jones et al., 2007; Lutgendorf, 2007). El Muay Thasao o Muay Theen Ling fue concebido en la región del norte de Tailandia. Este estilo tiene algunas influencias del “Muay Luparee” del centro del territorio, así como del Muay Lao de la zona noroeste en la frontera con el país vecino de Laos. El estilo se enfoca en un pateo rápido, gran agilidad, y un trabajo de pies versátil. Los peleadores de este estilo entrenan intercambiablemente en guardia derecha y zurda. Con lo que logran adaptarse a los estilos de sus oponentes. Comparado a otros estilos de Muay Thai, la guardia de Muay Thasao se caracteriza por mantener los brazos en alto, con el brazo de enfrente un poco más alzado que el de atrás. Los combatientes de este estilo utilizan ambas guardias y pueden trasponerlas a media pelea. Su trabajo de pies les permite moverse en las 8 direcciones generales y aún permanecer en sus guardias de combate, permitiéndoles cazar a sus oponentes y evadirlos en cualquier dirección. Además del trabajo de pies, los brazos y manos tienen ademanes específicos, cuyos movimientos protegen la cabeza cuando patean, se mueven o defienden. Se dice que el Muay Thasao es uno de los estilos de Muay Boran que han forjado el Muay Thai que conocemos hoy en día (“Master Mind Muay Thai”, 2015). Los estilos de combate del “Mono” tailandeses podrían tener algún tipo de conexión simbólica y metafórica con otros estilos del “Mono” de otras artes marciales asiáticas. Por ejemplo, la figura del mono para los chinos ha sido siempre una importante imagen dentro de las artes marciales, la cultura, la mitología y la literatura. La mayor contribución en la popularización de la figura y símbolo del “Mono” fue la alegoría y sátira de Wu Chengen la obra literaria y novela clásica “Viaje al Oeste” (Dean, 1987) [“Xiyouji” (Walker, 1998)]. Esta sorprendente leyenda folklórica versa sobre viajes a la India en busca de “sutras” sagrados del budismo. El mítico “Rey Mono”, “Sun Wu Kung”, es el superhéroe de la historia. Aún hoy en día, el “Rey Mono”, que también es llamado “Gran Sabio”, es famoso en toda China, y en las comunidades chinas de todo el mundo (cfr: Dean, 1987; Walker, 1998). Algunos eruditos creen que el personaje de Sun Wu Kung o Sun Wu Kong está inspirado parcialmente en la leyenda de Hanumán, el heróe mono hindú del libro épico del Ramayana. Resaltando el hecho de que el símbolo o arquetipo del mono tiene gran pertinencia en países como India, China y el sudeste asiático en general (cfr: Alter, 1992, 2001; Lutgendorf, 2007; Richman, 1991; Rohde, 1992; Singarvelu, 1967, 1982; Valmiki, 1992, 2017; Walker, 1998; Zarrilli, 2001a, 2001c). Para profundizar en el simbolismo y las relaciones entre el ser humano y los animales como el mono. Dentro del contexto de la mitología, la cultura, la literatura, las artes marciales, y la historia de las religiones pueden consultarse los siguientes textos (cfr: Alter, 1992, 2001; Lutgendorf, 2007; Marchesini et al., 2002; Sax, 2001; Valmiki, 1992, 2017; Walker, 1998; Zarrilli, 2001a, 2001c). Se sabe que en el reinado del Rey Anawratha en el año de 1044 hasta el periodo de transición del siglo IXX. Los hombres y niños birmanos entrenaban diligentemente en las habilidades del Bama Letway para obtener recompensas financieras y fama regional. Sin embargo, la práctica de este antiguo arte y deporte de combate no se limitaba a las fronteras de Birmania, sino que se extendía a territorios aledaños como a los reinos de Siam, Laos, Mon, Shan, Kayin, y Assam. Todos estos reinos habían sido subyugados por el “Rey Bayainnaung” mientras creaba su imperio expansivo en 1551. El reinado de este rey durante el siglo XVI representó el pináculo de la influencia birmana dentro del sudeste asiático y más allá. Durante esta era, el Rey Bayainnaung promovió numerosas contiendas de Bama Letway a lo largo de su imperio y estableció reglamentos estandarizados para el popular deporte de combate. Un evento notable del siglo XVI fue la crianza del príncipe siamés Naresuan, que fue llevado a Birmania siendo un niño. Bajo los ojos vigilantes de su padre adoptivo, el Rey Bayainnaung, el príncipe fue entrenado en Bama Letway, armamento, y equitación. El príncipe siamés demostró tener una peculiar habilidad de combate y se desarrolló en un feroz guerrero. Años después, siendo un adulto el Príncipe Naresuan retornaría a su patria natal y dirigiría exitosamente su armada en contra de los birmanos para reestablecer la independencia de Siam. Conocido históricamente como el “Príncipe Negro”. Naresuan, introdujo el Bama Letway como parte del entrenamiento militar en Siam (Winborne, 2014). Los orígenes reales y precisos del Muay Thai probablemente nunca serán conocidos, desde que los antiguos registros históricos de Tailandia se perdieron (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]; Stockmann, 1976) para siempre cuando en 1769 la armada de Birmania sitió la antigua capital de Siam, Ayutthaya (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]; Stockmann, 1976). Las informaciones precisas sobre el origen del Muay Thai no se encuentran disponibles, en parte porque los birmanos quemaron todos los registros históricos siameses (Green, 2001a; Harris, 2001) en el año de 1767 (Draeger et al., 1980 [1969]; Green, 2001a, 2001b; Harris, 2001; Stockmann, 1976). Todos los tesoros, reliquias, obras artísticas y los archivos reales fueron destruidos y saqueados. La historia de Tailandia tal y como la conocemos hoy en día, ha sido reconstruida a partir de registros guardados en sus provincias, de los escritos de los primeros visitantes europeos, y de las fuentes birmanas, camboyanas y chinas. Es gracias a esta amalgama de información, qué con sus muchas contradicciones, que nuestro conocimiento del Muay Thai proviene (Stockmann, 1976). Las danzas Thai nos enseñan mucho de la herencia marcial del país. Muchas danzas aún incluyen el uso de estoques, lanzas, espadas cortas y largas, varas, y escudos de plata, madera o piel de búfalo. Danzas enteras se encuentran confeccionadas sobre el uso de armas individuales. Uno de los antiguos clásicos Thai instruye a los guerreros sobre el uso de las habilidades marciales para “que uno pueda disfrutar de la vista”. De este modo se mezclan técnicas de combate con la danza. Actualmente los soldados hacen calistenia derivada de estas danzas. El origen marcial preciso de estas danzas se perdió para siempre con la quema de vastos repositorios de registros durante la invasión birmana de 1767. Aparte de los documentos sobre la danza, se sabe que los trabajos sobre cultura física (boxeo, masaje, espadas y lucha) fueron de los documentos quemados. Desafortunadamente, esto deja a los periodos anteriores propensos a fábulas y distorsiones que pueden forzar a los historiadores a generalizar o calificar fuertemente (cfr: Draeger et al., 1980 [1969]; Tarling, 1994 [1992]). La lucha por la supervivencia ha caracterizado, desde tiempos remotos, al ser humano impulsándole a desarrollar formas de combate con y sin armas que le permitieran defenderse a sí mismo y a las personas cercanas a él. La etnia Thai era un pueblo guerrero asentado en el norte de la India hace más de dos mil años. Esta población que llegaría a ser la raza tailandesa era entonces llamada por los chinos la tribu de los Ao-Lai. Desde el norte de la India los Ao-Lai comenzaron una larga migración a través del Tíbet oriental hacia el sur (De Cesaris, 2000 [1995]), hasta los ricos valles de la provincia de Yunnan en la China meridional (De Cesaris, 2000 [1995]; Draeger et al., 1980 [1969]). Como pueblo eran constantemente atacados, y su existencia pacífica era siempre amenazada hasta cerca del año 250 (Sriyabhaya, 1976) – 200 A.C. (De Cesaris, 2000 [1995]). Cuando dejaron las ricas y fértiles tierras llamadas Thai Mung o Thai Muang, donde se cree que en la actualidad se asientan las provincias de Szechuan, Hupei, Anwei y Kiangsi, en ambos lados de los ríos Yangtze y Hwang Ho en la China central (Sriyabhaya, 1976). La vida en aquellos aparentemente tranquilos valles no era pacífica y otras tribus estaban dispuestas a luchar para establecerse en las fértiles tierras de Yunnan. Por eso, los antiguos Thais se veían forzados a combatir continuamente para defender su derecho a existir como grupo étnico. Simultáneamente, continuaban desplazándose en busca de una tierra que pudiesen definir como patria. Los desplazamientos duraron hasta aproximadamente el año 200 A.C. cuando la dinastía de los Han inició una firme expansión ampliando las fronteras del imperio en todas direcciones. Los Ao-Lai combatieron como siempre habían hecho, para ser un pueblo libre y consiguieron rechazar, oleada tras oleada, los ejércitos de los invasores. Vencidos finalmente por un enemigo mucho más numeroso, fueron obligados a emigrar, nuevamente hacia el sur. En este punto el pueblo de los Ao-Lai se divide en tres grupos: los Shan, que se establecieron en la parte septentrional de Birmania; los Ahom, que se dirigieron al este hasta alcanzar Vietnam, mientras los verdaderos Ao-Lai se asentaron en la cuenca del río Mekong y desde allí se moverían aún hacia el sur en lo que llegaría a ser el reino de Siam (De Cesaris, 2000 [1995]). La presión china y de los mongoles en el Siglo XIII los forzó a ir abajo al sur de los valles del Mekong y Salween donde se mezclaron con la población Mon y Khmer del valle de Menam. Subsecuentemente varios reinos fueron establecidos, pero la información histórica específica es nebulosa debido a los efectos continuo de las guerras entre estos grupos étnicos (Draeger et al., 1980 [1969]). Para mantener su territorio, los Thai estuvieron en guerra otros mil años con sus enemigos, sobre todo los tibetanos, birmanos y los chinos siempre en expansión. El efecto de este constante estado de guerra fue el de crear un fortísimo lazo entre la gente Thai y una gran unidad popular. Primero tuvieron que combatir contra los habitantes de las tierras que ocupaban, tribus aborígenes, pero inmediatamente después se encontraron defendiéndose de una amenaza mucho más grave, la del potente imperio de los Khmer. Los Khmer tenían el imperio más fuerte y rico del sudeste asiático, con territorios que iban de Vietnam a Laos, a Camboya y parte de Siam, de Malasia y Sumatra. Su dominio estaba asegurado por guerreros de élite reunidos en una verdadera casta llamada “Nayar” y que eran adiestrados en todos los aspectos del combate armado y desarmado. Los Thai provenientes del sur de China se establecieron prácticamente en la parte norte del imperio de los Khmer y, obviamente, se encontraron de inmediato enfrentados con los más potentes adversarios. A pesar de una notable inferioridad numérica, los guerreros de Siam lograron (en 1238) conquistar una gran capital de provincia de los Khmer cercana a la actual Sukhotai. Y fue allí donde establecieron el primer reino oficial de Siam bajo el gobierno del rey Ramkhamhaeng. El nombre dado al territorio fue tierra de los Thai (Muang Thai) o tierra de los hombres libres, nombre que los tailandeses usan todavía hoy para definir su nación. En 1350 los estados del norte de Siam y Laos se unieron bajo la dinastía del Príncipe Uthong Ayudhaya, que duró nada menos que 400 años (De Cesaris, 2000 [1995]). En orden de evitar la esclavitud durante su éxodo, los Thais evacuaron y se dispersaron en múltiples direcciones. Eventualmente, y con gran dificultad encontraron muchas penurias con las cuales lidiar, teniendo que vérselas con la inanición, las lesiones, las enfermedades y la muerte. Convirtiéndose en expertos en lo que hoy se conoce como medicina tradicional. Defendiéndose de animales feroces y de frecuentes batallas con salvajes señores de la guerra que nunca perdían la ocasión de atacar, solo bajo su fortalecido espíritu de combate, y su amor por la libertad se lograron sobreponer a todas estas adversidades. Debilitados, sufriendo severamente y exhaustos, ellos lograrían escapar. Cuando los refugiados se asentaban en lugares donde había peces en el agua y campos de arroz, los ancianos de los diferentes clanes intentaban incrementar la valentía y las habilidades de los jóvenes al promover juegos atléticos, como la lucha, correr, nadar, carreras de embarcaciones y acrobacias. Por razones de seguridad y para asegurar el futuro de la libertad, un sistema de defensa fue concebido, que después de generaciones de cambios y mejoras resultó en una serie de reglas y regulaciones (Sriyabhaya, 1976). Cuando los clanes finalmente se unificaron en una nación (De Cesaris, 2000 [1995]; Sriyabhaya, 1976), un manual de guerra fue creado, denominado el “Chupasart” (Sriyabhaya, 1976) [o “Chuppasart” (De Cesaris, 2000 [1995])]. Trataba mayormente sobre el uso de armamento como cuchillos, espadas, lanzas, hachas de batalla, alabardas, cuchillas de lanzamiento y flechas envenenadas lanzadas con ballestas. Durante tiempos de paz, los Thais entrenaban bajo la guía de guerreros experimentados, aprendiendo las diferentes técnicas de combate basadas en el manual, en otras palabras, practicando el combate sin armas, o lo que comúnmente es conocido por los Thais como “Dee Muay” o boxeo (Sriyabhaya, 1976). Para asegurar la supervivencia al recién nacido estado, los mejores combatientes del momento se reunieron para codificar y registrar coherentemente las técnicas de lucha con y sin armas que durante siglos fueron usadas por los guerreros Thai y transmitidas sólo oralmente, a menudo en línea familiar directa (padre-hijo). Puesto que tales métodos de combate (y de preparación al combate) fueron registrados y constantemente actualizados, las artes marciales tailandesas no llegaron a ser nunca “dogmáticas” y se mantuvieron siempre a la par con los tiempos. Obviamente, mejoras e innovaciones fueron incluidas en el método solo después de haber probado su eficacia en el banco de pruebas más duro: el campo de batalla. Con este fin el texto del Chuppasart se convierte en el manual oficial de entrenamiento y lucha para todos los guerreros siameses. El manual representó una especie de revolución en el camino del conocimiento marcial, cambiando la relación precedente maestro-discípulo, a menudo oculta tras una cortina de secreto y misticismo. Con el Chuppasart se puede hablar de enseñanza colectiva, las nuevas técnicas se volvieron públicas y disponibles a todos los maestros, sin secretos (obviamente limitando todo esto a los guerreros Thai, vedando completamente tales conocimientos a los extranjeros). Precisamente esta apertura y disponibilidad de conocimiento relativa al combate ha hecho que las artes marciales tailandesas continuaran desarrollándose hasta nuestros días, quedando siempre métodos de combate flexibles y actualizados. La primera innovación introducida con el Chuppasart, facilitada después por el desarrollo de las armas para el combate a larga distancia, fue la íntegra separación entre lucha sin armas (Muay Thai) y lucha armada o Krabi Krabong, separación que comenzó bajo el reino del Príncipe Negro, cuyo verdadero nombre era Naresuan, en torno a mediados del siglo XVI (De Cesaris, 2000 [1995]). Las guerras acontecieron tempranamente y eran de naturaleza masiva. Los guerreros Thai andaban en elefantes, usaban cascos, y portaban escudos de piel de rinoceronte, empleando una gran variedad de armas. En las batallas se asemejaban a los birmanos que continuamente invadían sus territorios. Muchas de las guerras eran entre estos dos reinos (Draeger et al. 1980 [1969]). Al parecer, era común llevar a cabo disputas de importancia nacional de duelos de combate sin armas. Los anales de Chang Mai relatan la historia del Rey King Sen Muang Ma, quien murió en 1411. Sus dos hijos, Yi Kumkam y Fang Ken, pelearon por el trono, y tras un largo conflicto ninguno lograba obtener ventaja. Fang Ken sugirió arreglar el problema llevando a cabo un único combate. Cada lado debía seleccionar a un campeón boxeador de sus propios seguidores que pelearían hasta pintarse de sangre. El príncipe del cual perdiera su boxeador extraviaría el derecho a ser el regidor. La contienda duró varias horas antes de que el peleador de Fang Ken recibiera una herida en su pie de la cual chorrearía la sangre. La contienda terminó y Yi Kumkam devino rey (Stockmann, 1976). Otra versión de la historia señala que la sucesión de 1411 al trono de Chiengmai supuestamente se decidió con un combate personal que duró varias horas. Y que fue ganado por el peleador de Chiengmai cuando el campeón del sur capituló debido a una herida en su dedo gordo del pie (un resultado no sanguíneo y no creíble). Para escoger al sucesor del rey Int´araja I, sus dos hijos pelearon en elefantes. Habiendo caído de los elefantes y matándose ambos. Las armas de fuego y los cañones fueron introducidos en el siglo XV teniendo un impacto inmediato sobre las guerras, disminuyendo el efecto de los guerreros individuales y sus armas (Draeger et al., 1980 [1969]). De acuerdo, a otro relato histórico en 1560 el “Príncipe Negro” siamés Naresuen peleó con el príncipe birmano coronado, y lo venció en un único combate de Muay Thai. El arte marcial exhibido persuadió al rey birmano Bayinnaung de no atacar Tailandia (Green, 2001a; Harris, 2001). En otra versión, el Rey Naresuen es capturado por los birmanos y obtiene la oportunidad de liberarse al vencer exitosamente a los campeones de boxeo enemigos (Draeger et al., 1980 [1969]). Según algunas crónicas del reinado del Rey Naruesen El Grande (1590-1605), el Muay Thai formaba parte del entrenamiento militar. El rey era experto en las técnicas de combate individual; ganando varias competiciones y convirtiéndose en un héroe nacional a los 22 años (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]; Stockmann, 1976) en el año de 1577. Aunque las armas de fuego ya estaban en uso en aquellos tiempos, el Muay Thai era un ítem importante en la agenda de entrenamiento de los guerreros (Stockmann, 1976). Las artes de guerra Thai contemplaban el uso de armas, espadas, lanzas, jabalinas, puñales, palos y técnicas a manos desnudas (golpes ejecutados con todas las partes del cuerpo y agarres de lucha). El príncipe Naresuan, que pasó la juventud como prisionero en Birmania y allí estudió rigurosamente el arte de la guerra, quiso separar íntegramente las dos especialidades (Krabi Krabong y Muay Thai), considerando que la única arma siempre a disposición del guerrero era su propio cuerpo. Liberado y de vuelta en Siam, quiso aportar las novedades, derivadas de la propia experiencia, a la enseñanza del combate. Para eliminar los daños (heridas e incluso muertes) derivados de los métodos de entrenamiento equivocados, impuso ejercicios exclusivamente sin armas, introduciendo técnicas de golpes o paradas resultantes de la práctica armada, en la lucha a manos desnudas. Organizó también torneos de Muay Thai a gran escala y lecciones colectivas a nivel nacional. Fue bajo su reinado, gracias a la difusión de la lucha sin armas, con el uso de puños, patadas, golpes de codo y rodilla, cuando el pueblo Thai fue apodado “la raza de los ocho brazos” (De Cesaris, 2000 [1995]). Los guerreros aprendían Muay Thai para complementar el combate de espada y pica en el combate de rango corto. El Muay Thai logró su más alto rango de popularidad durante el reinado del monarca Pra Chau Sua (1703-1709) (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]; Draeger et al., 1980 [1969]; Stockmann, 1976) [o Phra Buddha Chao Sua (De Cesaris, 2000 [1995])] (“el Rey Tigre”) (De Cesaris, 2000 [1995]; Stockmann, 1976). Algunos autores proponen la fecha de 1719 como origen del Muay Thai, año en que el Príncipe Phra Chao Sua (o Seua) estableció las competencias marciales en Ayudhaya. Antes de este periodo, se ha sugerido que las técnicas a mano vacía de este arte se encontraban enclavadas como defensa militar (probablemente bajo el sinónimo de Lerdrit, un sistema de combate sin armas) en el sistema de armas del Krabi Krabong. La tradición marcial Thai señala que Phra Chao Sua fue el mismo un peleador de Muay Thai que salvó a su país de la invasión al derrotar a un campeón de la armada que se les oponía (Green, 2001a, 2001b). En esos tiempos, muchos de los maestros eran monjes budistas que aparentemente veían las artes marciales como cualquier otro tema en el sistema educativo para ser enseñado y supervisado por ellos (Draeger et al., 1980 [1969]). El reino de Siam se encontraba en paz y el Muay Thai se convirtió en el pasatiempo favorito de la población. Los combates profesionales o competitivos se llevaban a cabo en cada pueblo o aldea (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]) entre jóvenes y viejos, ricos y pobres en las arenas de combate. Cada pueblo escenificaba sus combates competitivos y premiaciones, fuertes apuestas eran realizadas, comúnmente bajo los términos extremos de “todo o nada”, transformando los encuentros ordinarios en viciosas batallas. El rey mismo era un talentoso peleador y se reporta que visitaba las arenas de las villas de incógnito, retando y venciendo a los campeones locales, sin hacerse detectar, se iba con los premios en dinero (De Cesaris, 2000 [1995]; Stockmann, 1976). En aquellos días era una práctica común el vendar las manos y los antebrazos con tiras de caballo, para proteger la piel propia e infligir el máximo daño al rostro de los oponentes (cfr: Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]; De Cesaris, 2000 [1995]; Draeger et al., 1980 [1969]; Stockmann, 1976). Algunas de las técnicas actuales del Boxeo Tailandés se dice que se basan en el el estilo de pelea del Rey Tigre. Las tiras de caballo (Draeger et al., 1980 [1969]; Stockmann, 1976) fueron posteriormente reemplazadas por cordeles de hemp (Draeger et al., 1980 [1969]; Kraus et al., 2006; Stockmann, 1976) o tiras de algodón (Draeger et al., 1980 [1969]; Stockmann, 1976) bañadas en pegamento antes de ser amarradas a las manos del boxeador (Draeger et al., 1980 [1969]; Green, 2001; Kraus et al., 2006; Stockmann, 1976). Para algunas contiendas y bajo acuerdo de ambos peladores (Stockmann, 1976), vidrio de tierra era agregado y mezclado al pegamento (De Cesaris, 2000 [1995]; Draeger et al., 1980 [1969]; Green, 2001; Kraus et al., 2006; Stockmann, 1976). Los peleadores usaban guardas de ingle de corteza de árbol o de conchas marinas, puestas en lugar por una pieza de tela atada entre las piernas y alrededor de la cintura. En esa época no había divisiones ni arreglos de peso, o asaltos de 3 minutos (De Cesaris, 2000 [1995]; Draeger et al., 1980 [1969]; Stockmann, 1976).  Una contienda duraba lo que un peleador pudiese continuar (De Cesaris, 2000 [1995]; Draeger et al., 1980 [1969]; Kraus et al., 2006; Stockmann, 1976).  Se dice que muchos boxeadores dejaron la arena en una camilla de bambú (Stockmann, 1976) – muertos (Kraus et al., 2006; Stockmann, 1976). Otros trazan los orígenes del Muay Thai a un concurso llevado a cabo en 1774. En la ciudad birmana de Rangoon (después de la caída de la antigua capital de Ayuthya en 1767), el gran Señor Mangra, el rey birmano llamó a la realización de un festival budista de siete días. Un Thai Boxer llamado Nai Khanom (cfr: De Cesaris, 2000 [1995]; Green, 2001a, 2001b; Harris, 2001) Thom (De Cesaris, 2000 [1995]; Green, 2001a, 2001b) venció a más de 9 peleadores birmanos uno tras otro ante el Señor Mangra, logrando su admiración (cfr: De Cesaris, 2000 [1995]; Green, 2001a, 2001b; Harris, 2001). Nai Khanom Thom era un prisionero de guerra de los birmanos quien obtuvo su anhelada libertad tras estos combates (De Cesaris, 2000 [1995]; Green, 2001a, 2001b). Otras versiones de esta leyenda varían en sus particulares, pero en todas las versiones, el Thai triunfa. Por otra parte, en encuentros documentados contemporáneos, los expertos del Muay Thai han caído ante peleadores birmanos más grandes (Green, 2001a, 2001b). El mismo rey Mangra aplaudió su desempeño y quedó conquistado por el campeón Thai: “Cada parte del cuerpo del Thai”, decía, “está llena de veneno. ¡Incluso con las manos desnudas consigue derrotar a diez potentes adversarios!” Desde entonces, cada 17 de marzo, el pueblo tailandés honra a Nai Khanom Thom. Éste es el día de los púgiles en cada estadio del país y está dedicado a este héroe de excepcional habilidad y valor (De Cesaris, 2000 [1995]). La realeza, los líderes militares y las personas comunes que tomaban parte en la defensa de la nación, recibían instrucción regular por los mejores exponentes del arte (De Cesaris, 2000 [1995]; Sriyabhaya, 1976). En la moderna Tailandia actual, los combates son llevados a cabo diariamente en Bangkok en el Lumphini Stadium y el Ratchadamnoen Stadium (Green, 2001a; Harris, 2001). En los años 30´s (De Cesaris, 2000 [1995]; Stockmann, 1976) y la década de los 70´s los modernos guantes de Boxeo fueron introducidos y las ingles [o conchas] protectoras de metal fueron adicionadas para mayor seguridad de los luchadores (cfr: Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]; De Cesaris, 2000 [1995]; Stockmann, 1976). Los combates se inician siempre con un rito o invocación que es típicamente indio en su naturaleza (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]). La contienda consiste en 5 rounds de 3 minutos con periodos de descanso de 2 minutos entre cada uno. La pelea es controlada por un referí (central) y dos jueces, quienes mantienen tarjetas de puntuación. Las decisiones arriban por la llegada del nocaut con una cuenta de 10 (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]; Green, 2001a; Harris, 2001), un nocaut técnico -el resultado de una lesión seria, o el lanzar la toalla- o por los puntos a la cuenta de un oficial (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]). Tres caídas en un mismo asalto o round pueden terminar con la contienda (Green, 2001a; Harris, 2001). Los puntos son obtenidos por cualquier ataque legítimo que debilite al oponente. Si los concursantes tienen un igual número de puntos un empate será declarado. La decisión del referí es final y definitiva, los jueces no tienen derecho a disputar el resultado. “No contest” (“Combate sin Decisión”) es declarado cuando un boxeador muestra técnica pobre o bajo espíritu de combate. Lanzamientos por encima de los hombros y caderas no son permitidos, al igual que los cabezazos, estrangulaciones, mordidas, o ataques cuando el oponente está en el suelo (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]). Los entrenadores visten chalecos en los encuentros. Los peleadores usan pantalones cortos (shorts), vendajes de manos (“handwraps”), guantes, bucales, y protectores genitales. Protectores de tobillos de algodón elásticos son un equipo opcional. En las contiendas contemporáneas, los guantes internacionales de box utilizados son los del Boxeo europeo como protección estándar. Bajo reglas tradicionales antiguas, los boxeadores ligaban sus manos con cordeles de algodón, mojados en pegamento, y espolvoreaban vidrio esmerilado. El pegamento y el vidrio fueron abandonados posteriormente, pero las ataduras de algodón, en vez de guantes, fueron utilizados hásta el año de 1929 (cfr: Harris, 2001; Krauss et al., 2006; Stockmann, 1976). Los golpes de puños, codos, rodillas y patadas son lanzados con tremenda fuerza en el ring. Los golpes de Muay Thai, especialmente las patadas de rango bajo de tipo roundhouse (circulares) o hook (de gancho) son firma de la disciplina, siendo extremadamente potentes y duras. Durante el inicio del round en una contienda, los luchadores intercambian patadas roundhouse a las piernas de cada contendiente para probar quien es el peleador mejor acondicionado. Las patadas a las piernas son debilitantes, y limitan la movilidad de los peleadores. Los espectadores comienzan a apostar por lo regular después del primer asalto. El Muay Thai contemporáneo ha sido acusado de tener un lado sórdido u oscuro debido a las apuestas que se dice deshumanizan el espíritu marcial de los peleadores. De hecho, algunos promotores, consideran a sus peleadores como subhumanos y les llaman animales (Green, 2001a; Harris, 2001). La música de la pelea (“Si Muay”) es esencial e inspira cada parte de la contienda. Las melodías (“Sarama”) son tocadas por una orquesta de cuatro miembros, y consiste en los siguientes instrumentos: del clarinete de Java (“Pi Java”), las percusiones (“Klonk Kaek, Kong”), y los címbalos (“Shing”) (cfr: Green, 2001a; Harris, 2001; Krauss et al., 2006). Se cree que la música y los instrumentos de viento particularmente inspiran a los peleadores. La música para bailar también acompaña la práctica de otras artes marciales Thai. En esta disciplina no se usa el popular sistema de grados de las artes marciales japonesas y coreanas, en el Muay Thai se dice que “el cinturón está en el ring”. Un peleador demuestra su nivel de conocimiento a través del combate (Harris, 2001). Como en otras artes marciales, el Muay Thai posee un lado espiritual que se encuentra enraizado en la religión budista (De Cesaris, 2000 [1995]; Green, 2001a; Harris, 2001) y animista (De Cesaris, 2000 [1995]). Por ejemplo, hay una ceremonia para “rendir honor al maestro” (Harris, 2001; Krauss et al. 2006; Sriyabhaya, 1976). Esta ceremonia incluye una danza ritual anterior a la contienda (De Cesaris, 2000 [1995]; Harris, 2001; Krauss et al., 2006) [“Ram Muay” (De Cesaris, 2000 [1995]; Green, 2001a; Harris, 2001; Krauss et al., 2006; Sriyabhaya, 1976), “Wai Kruh” (De Cesaris, 2000 [1995]; Green, 2001a; Harris, 2001; Krauss et al., 2006)] en la cual el peleador lanza encantamientos a su enemigo con magia (cfr: De Cesaris, 2000 [1995]; Green, 2001a; Harris, 2001). Una característica inherente de la cultura de los Thais es el mostrar respeto y gratitud, especialmente a aquellos que imparten conocimientos, como los padres y maestros. Una bella y digna tradición es la cual en la que el boxeador rinde homenaje a su maestro al realizar el “Ram Muay” o danza del boxeo. El ritual difiere entre los distintos campos de entrenamiento y sí se observa a dos peleadores realizando la misma danza, ciertamente son estudiantes del mismo maestro, o sus instructores pudiesen haber sido del mismo campo. Si esta indagatoria se revela como verdadera, los dos boxeadores a considerar no pelearán entre ellos. Esta tradición es resultado de la estricta disciplina de entrenamiento y a la promesa dada durante la ceremonia del “Khuen Kruh”. Garantizando un sentimiento de unidad entre los pueblos y campos de entrenamiento, teniendo el significado de fomentar un sentido de pertenencia racial como una totalidad Sriyabhaya, 1976). También, los peleadores visten amuletos mágicos, tales como el “Mongkon” (diadema), “Praciat” o “Prajied” (banda de brazo) (cfr: De Cesaris, 2000 [1995]; Green, 2001a; Harris, 2001; Prayukvong et al., 2006 [2001]) entre otros aditamentos místicos (“Pra Krueng”, “Pirod, Dhagrut”, “Pitsamorn” y “Waahn”) (Prayukvong et al., 2006 [2001]), antes y durante el combate (cfr: De Cesaris, 2000 [1995]; Green, 2001a; Harris, 2001; Prayukvong et al., 2006). A mediados de los 60´s, y después de los Juegos Olímpicos de 1964, el Muay Thai ganó popularidad en Japón. Los karatekas mezclaron el Muay Thai en un estilo internacional de combate denominado Kickboxing (no debe confundirse el “Full Contact Karate o “Kickboxing Americano con el “Kickboxing japonés) (Thériault et al., 1982). Sin embargo, los peleadores japoneses no se adhirieron a las tradiciones y rituales asociados al arte en Tailandia. Aunque, las técnicas son funcionales aún sin los rituales.  La práctica del Muay Thai se ha difundido a lo largo de Europa y el hemisferio occidental. Los practicantes de Muay Thai entrenan en campos de boxeo profesional, como Lana Boxing Camp (Kiat Busaba) en Chiang Mai. Los entrenadores realizan prácticas diarias y los peleadores compiten al menos una vez al mes. Por tradición llevan el nombre del campo de entrenamiento al ring (Harris, 2001). La vida de los peleadores de Tailandia en los campos de entrenamiento es sumamente dura, y las peleas de ring o deportivas son una de las pocas formas que tienen los individuos para evadir la pobreza, salir adelante en la vida, y obtener reconocimiento en aquel país (cfr: Allan, 2002; DeMarco 2017, Krauss et al., 2006; Skaggs, 2003). El régimen de un Thai Boxer incluye estiramientos; calistenia, levantamiento de pesas, saltar la cuerda, correr, nadar, boxeo de sombra, equipamiento de entrenamiento de manoplas, pads de pateo, costales, y sparring. Muchos golpes no son permitidos durante el sparring en orden de asegurar la integridad de los peleadores limitando las lesiones potenciales. Las sesiones de entrenamiento duran cerca de 2 horas, pero son realizadas a lo largo de cada día. El masaje terapéutico con linimento de boxeo es incluido en el régimen de entrenamiento. La dieta es clave; la nutrición adecuada es esencial para la resistencia. Las rutinas de entrenamiento pueden variar, pero los ejercicios de estiramientos y de calentamiento son incluidos en el ritual de danza (Ram Muay o Wai Kruh). El siseo del aire al exhalar es escuchado durante los movimientos en los cuales los peleadores practican su control de la respiración. Ellos apuntan a puntos vitales en el aprendizaje de sus técnicas de golpeo. Un tipo especial de costal, llamado “costal o saco de banana”, que es más largo y pesado que un costal común, es utilizado para el pateo. Otro equipamiento incluye el tipo de pera utilizado por los boxeadores, guantaletas, saco doble, cuerda para brincar, cronómetro, manoplas de concentración, pads de pateo, guantes de box, careta, y bola terapéutica. Los peleadores acondicionan sus tibias para sobreponerse al impacto de las patadas de sus oponentes al golpearlas con varas o patear árboles de plátano. Para mejorar su concentración, los peleadores practican su pateo al colgar de un hilo un limón de un cordón. Solo hay una postura (de guardia) en Muay Thai. Para un peleador diestro, la pierna izquierda va adelante y la derecha atrás. Las manos en guardia se mantienen altas. De forma cerrada los puños dentro de guantes, y la guardia protegen la cabeza con los codos hacia adentro, los brazos protegiendo el cuerpo. El cuerpo del peleador se torna un poco de lado, con la cabeza llevada ligeramente hacia adelante. El juego de pies es usado para moverse al frente o retroceder. El pie frontal del peleador se mueve hacia adelante primero, mientras que el pie trasero es el primero en ir hacia atrás. Para moverse de lado o lateralmente, el pie izquierdo del peleador se mueve primero al ir hacia la izquierda, y el pie derecho se mueve primero para ir a la derecha. El golpeo de manos incluye los 5 movimientos incluido en el Boxeo occidental: “jab”, recto, gancho (“hook” o “mat tong”), “uppercut” (“maat at”), y “overhead”. Otro tipo de golpe es el “swing” (volado), que es un hook (gancho) de rango largo. El Savate usa un golpe similar, por la necesidad análoga de cerrar el espacio del rango de pateo. Una diferencia entre el Muay Thai y el Boxeo internacional puede verse en el modo en que los Thai Boxers mantienen su guardia. Porque el Thai Boxer debe contraatacar patadas, rodillas y codazos, su posición de guardia tiende a mantener las manos más alejadas del cuerpo. Los codazos son lanzados de muchos modos: horizontalmente, descendentes, ascendentes, de giro, y torrencialmente. El codazo horizontal fustiga la punta del codo a través del objetivo, usualmente a un lado de la cabeza, como un gancho. La técnica del codazo descendente primero levanta la punta hacia atrás y después la deja caer hacia abajo, usando el peso corporal mientras el movimiento hacia adelante se da con la mano hacia abajo. Una variación del codazo descendente se puede realizar brincando, en donde la punta del codo es dejada caer hacia abajo desde lo alto con la mano mantenida en lo alto. Los codazos ascendentes se lanzan usualmente como las técnicas de golpe del uppercut. Los codazos giratorios son codos horizontales en donde el cuerpo gira. Los codazos torrenciales van rectos como en el golpe de jab. Los ataques de rodilla en Muay Thai son técnicas peligrosas y a menudo fatales. Los golpes de rodilla se lanzan de tres modos básicos: rectas, circulares, y en saltos. Tanto las rodillas rectas como las circulares son muy utilizadas. La rodilla recta es usada para cerrar distancia en el combate próximo, mientras que la rodilla circular se lanza del clinch, usualmente para un ataque a las costillas o los riñones. La rodilla con salto puede usarse contra un oponente cuando se está atrapado en una esquina. Esta es una técnica extravagante para impresionar a la audiencia. Las técnicas de pateo incluyen, en orden de preferencia, la patada circular (“roundhouse kick”), patada frontal (“front kick”), y la patada giratoria (“spinning kick”). La patada circular es dirigida a rangos de objetivo bajos, medios y altos de los miembros inferiores. Las patadas bajas son muy potentes y comprometedoras. Difieren en la ejecución de otras artes marciales como el Savate o el Karate estilo Kyokushinkai. La patada frontal (front kick), es usualmente utilizada como técnica o golpe para frenar o empujar y dar alto al progreso de acercamiento del oponente. La patada de giro de revés es de flagelación. Esta técnica es raramente empleada en una pelea de ring. Similar a la patada circular (round house) de rango alto, la patada giratoria se guarda prudentemente como golpe para final del asalto. En el repertorio del Muay Thai tradicional no hay patada lateral (“side kick”), pero los kickboxers japoneses que se han convertido del Karate usan esta técnica efectivamente. Los campos de entrenamiento de Muay Thai pueden diferir en las estrategias que enfatizan. Por ejemplo, el método empleado por el Prapaisilp-Kitipitayangkul Camp en Saint Louis, Missouri, Estado Unidos, por Arjan (maestro) Supat Prapaisilp y el Kruh (entrenador) Ron Smith enfatizan el pateo a las piernas del oponente. Esas técnicas son llamadas “cut kicks” (patadas de corte), porque al usarlas se pueden cortar (metafóricamente) las piernas en los rangos bajos del miembro interior del oponente. Las cut kicks pueden referirse a las barridas, patadas circulares de rango bajo (o low round house kicks) con las tibias en contra de los cuádriceps, corvas y pantorrillas a nivel interno o externo del oponente. Este tipo de patadas se pueden contrarrestar utilizando trabajo de pies (“footwork”) para evadir los ataques, o al levantar la pierna como defensa para evitar estos peligrosos ataques, o al fortalecer las piernas para permitir resistir estos golpes del oponente. El uso de este arsenal de técnicas de pateo a las piernas ayuda al Muay Thai a anular muchos de los ataques de otros estilos de artes marciales de golpeo (“striking”) por ejemplo: los de Tae Kwon Do, Karate y Boxeo europeo ofrecidos al artista marcial combativo (Green, 2001a; Harris, 2001). Según algunos libros el moderno Thai Boxing tiene cerca de 30 técnicas mayores básicas. Hay 6 “Caminos del puño”, 5 técnicas de codos, 7 diferentes patadas, y 5 modos de usar los pies para empujar y golpear. Las sesiones de entrenamiento son estrictas, los boxeadores se ejercitan a diario después de sus trabajos regulares. Excepto por algunos campamentos, en donde todo el entrenamiento se realiza al exterior (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]). A diferencia del Karate y el Kung Fu, el Thai Boxing deportivo no tiene ningún conjunto de formas o patrones prestablecidos o kata(s) (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]; Kaewpadung, 2018b) y el entrenamiento es realizado por sparring constante y trabajo de costal (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]). Los estudiantes desarrollan su velocidad, ritmo, apreciación de sincronización y distancia por un sparring continuo tanto libre como pre-arreglado (Kaewpadung, 2018b). El Thai Kick Boxing es considerado un gran negocio y una atracción turística mayor en Tailandia. No siendo únicamente popular en Tailandia, sino también en Japón (Corcoran et al., 1993; Corcoran et al., 2011 [1993]). El Muay Thai deportivo posee varios estilos o clasificaciones modernas de combate: 1) Muay Mat: Es el estilo de ser un agresivo peleador de Muay Thai que se especializa en golpes y low kicks muy fuertes. En el ring siempre carga o se faja hacia el frente, con la finalidad de infligir daño a su oponente. Haciendo lo que sea para obtener un nocaut, aunque esto signifique llevarse muchos golpes y perder puntos. Con frecuencia presiona a sus oponentes, dando ímpetu a su “footwork” (trabajo de pies) con low kicks, y fuertes golpes al cuerpo. 2) Muay Khao: Es un estilo conocido por el uso de rodillazos mortíferos para devastar a los oponentes. Usualmente es un peleador fuerte, que usa su fuerza para sobrepasar a su oponente y atraparlo en clinch. Emplea el clinch para controlar a su rival, y abrumarlo con un bombardeo de rodillas, apuntando al abdomen, caja torácica, plexo solar, y la cabeza. 3) Muay Tae: El arma más peligrosa de este estilo de pelea son las patadas. Se utilizan con regularidad las patadas tipo round house kicks a la cabeza, cuerpo, brazos y piernas para devastar a los oponentes, y desgastarlos hasta que se queden sin energía. Con suficiente fuerza, estas patadas tienen la capacidad de noquear a un oponente de un solo tiro. Para lograrlo, uno debe generar torsión en el cuerpo en orden de acertar el mayor número de patadas posibles. 4) Muay Femur: Este estilo ejemplifica toda la belleza del arte del Muay Thai. En vez de la fuerza bruta y la agresión, se utilizan todas las armas técnicas con gran pensamiento y precisión. Son la clase de peleadores que llevan a las multitudes a los estadios, mostrando gran pose y balance durante la contienda. Saben cuándo atacar y retirarse, y como adaptarse al estilo de su oponente. De hecho, los peleadores de Muay Femur usarán las tácticas de sus oponentes contra ellos, desmenuzando sus armas una a una. Es por esto, que usualmente mantienen distancia de su rival, usando jabs de distancia, patadas y front kicks para llevarlo a cabo (“Evolve-Vacation”, 2018). Los competidores de Muay Thai han demostrado con éxito la utilización de reglas occidentales. Como ejemplo, tenemos a Khaosai Wanghompu (quien peleó bajo el alias profesional de “Galaxy Khaosai”) siendo el monarca campeón de peso gallo con mayor tiempo de reinado en la World Boxing Association (WBA), con un récord de 50 peleas ganadas y una pérdida con 19 defensas del título. Siendo elegido para el Boxing Hall of Fame (Salón de la Fama del Boxeo) en 1999. Incluso, cuando su hermano gemelo, Khaokor, posteriormente ganó el título de peso gallo de la WBA, se convirtieron ambos en los primeros hermanos gemelos en ganar títulos mundiales de box (cfr: Harinck et al., 2016; Green, 2001a; Harris, 2001). En 1995, Saman Sorjaturong ganó los títulos de peso pluma de la WBA y la International Boxing Federation (IBF), y con la victoria subsecuentemente de su hermano Chana se convirtió en el segundo gemelo entrenado en Muay Thai en ganar títulos occidentales de Boxeo occidental. Finalmente, los peleadores sin restricciones, como el brasileño Marco Ruas, en los días finales del siglo XX utilizan una mezcla de Muay Thai y el Jiu-Jitsu brasileño (y otros sistemas de “grappling”) para obtener el éxito en las competiciones de Artes Marciales Mixtas (Green, 2001a; Harris, 2001). El estilo Thai de combate es muy reconocible. Es hermoso y estético al basarse en el balance, la gracia y el control: 1) Es relajado, y las posturas no son por casualidad; 2) Posee economía de los movimientos, no hay movilizaciones innecesarias, ni brincos alrededor; 3) Comienza lento, los 2 primeros rounds van usualmente muy despacio; 4) Se basa en el ritmo, va a la par de la música Thai que acompaña cada combate; 5) Se enfoca principalmente en acertar patadas medias y rodillas directas, que son lo que más puntúa; 6) El balance y el control son vitales; y 7) Juego de clinch muy sofisticado (“Muay Fight”, 2014).

Historia del Muay Boran "el Boxeo Ancestral":

La definición de Muay es “unión”, para crear unidad y se ha vuelto común su significado como “Boxeo”. La palabra Muay se origina del antiguo lenguaje del sánscrito (Mayva) que significa “unir o liar esfuerzos para formar unidad”. Por ejemplo, tirar de todos los hilos de cabello juntos para crear un moño (o chongo), que era un popular estilo de peinado en tiempos antiguos denominado Muay Pom (cfr: Crawford, 2015a; Crawford, 2015b; Crawford, 2015c [2014]; Crawford, 2016 [2015]; Prayukvong et al., 2006 [2001]). En Muay, el cuerpo y la mente se unen para dar total poder y crear totalidad al igual que los objetivos yóguicos. No hay aislamiento en Muay. El último objetivo del Muay es encontrar la unidad, el unirse con todo (conectando con la totalidad del universo). Las artes marciales tailandesas contienen fuertes elementos de la culturales como: el Yoga (Crawford, 2015a; Crawford, 2015b; Crawford, 2015c [2014]; Crawford, 2016 [2015]), el masaje (“Nuad Pen Thai”) (cfr: Crawford, 2015a; Crawford, 2015b; Crawford, 2015c [2014]; Crawford, 2016 [2015]; De Cesaris, 2018 [2013]) y la danza tradicional (Crawford, 2015a; Crawford, 2015b; Crawford, 2015c [2014]; Crawford, 2016 [2015]). El estilo ancestral codificado más arcaico y antecesor del Muay Boran es denominado bajo el nombre de Muay Luesee. El Muay Luesee es conocido como el estilo ascético, y tiene un origen indio. Los ejercicios gimnásticos codificados entre el Muay Luese y el Yoga hindú tienen grandes similitudes y son variados. En los últimos siglos los dos estilos se desarrollaron independientemente. Algunos de los principios de combate del Muay Luesee pueden encontrarse en las variaciones más antiguas de algunos Mae Mai que aún se practican hoy en día (De Cesaris, 2018 [2013]). Puede señalarse que elementos de la religión, el chamanismo, el Yoga, la medicina y las artes marciales tuvieron en tiempos remotos un origen común y una interconexión de elementos doctrinarios y filosóficos (cfr: Alter, 1992, 2001; 2004; De Cesaris, 2018 [2013]; Dukes, 1994; Eliade, 2001 [1951]; Eliade, 2002 [1972]; Feuerstein, 2008 [1998]; La Barre, 1979; Verstappen, 2016; Verstappen, 2018a; Zarrilli, 2001c [1998]). Es curioso señalar que muchos ejercicios posturales y estiramientos del acondicionamiento físico del Muay Thai deportivo y no deportivo (Muay Boran) en los textos de entrenamiento tienen correlación con varias “asanas” (posturas) del Yoga del hinduismo y budismo (cfr: Dukes, 1994; Coulter, 2013 [2001]; Crawford, 2015a; Crawford, 2015b; Crawford, 2015c [2014]; Crawford, 2016 [2015]). En especial con el Hatha Yoga indio (cfr: Alter, 2004; Coulter, 2013 [2001]; Crawford, 2015a; Crawford, 2015b; Crawford, 2015c [2014]; Crawford, 2016 [2015]). Muchos de los ejercicios y técnicas psico-físicas y espirituales del Yoga tienen vinculación con las artes marciales hinduistas y budistas (cfr: Alter, 1992, 2001, 2004; Dukes, 1994; Eliade, 2000 [1948]; Feuerstein, 2008 [1998]; Verstappen, 2016; Zarrilli, 2001a, 2001b, 2001c [1998]). Incluso existen algunos paralelismos entre la vida monástica budista y la de los peleadores de Muay Thai, tal y como son: la castidad, el aislamiento, disciplina, renunciación, sacrificio, etc. (Pattana, 2012). El Muay Boran o “Muay antiguo” es lo que podría llamarse un arte marcial más que un sistema de combate deportivo. El Muay Boran es una colección de formas no deportivas de Muay pretendiendo representar los orígenes del Muay Thai. Incluye técnicas que se presumen como muy peligrosas para la moderna versión de ring (“striking”) de Muay (cfr: Kaewpadung, 2018c; Vail, 2014). Como lo son las técnicas de Thaiplum (“grappling”) (Green, 2001a; Harris, 2001) o Muay Pram (cfr: De Cesaris, 2018 [2013]; Crawford, 2015a; Green, 2001a; Harris, 2001). La relación entre estas dos formas (Muay Thai y Muay Boran) tiene similitudes entre lo que es el deporte del Judo y el más peligroso Jiu-Jitsu. El Muay Boran retiene diferencias estilísticas reflejando regiones y linajes. Formas genéricas de Muay Boran también existen, particularmente en la forma de actividades escolares comúnmente organizadas por el Departamento de Educación Física de Tailandia (cfr: Saengsawang et al., 2015; Vail, 2014). El Muay Boran (มวยโบราณ), traducido como “Boxeo Ancestral”, es una reconstrucción, reinterpretación y recopilación occidental principalmente de las antiguas técnicas y/o estilos temáticos y regionales del arte marcial tradicional tailandés del Muay Thai. Realizada por el italiano Marco De Cesaris y otras personas u organizaciones. Con el fin de codificarla y convertirla en un producto comercial como, por ejemplo, la marca registrada italiana de escuelas International Muay Boran Academy (IMBA) (cfr: De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris 2008b; Sriboonreang, s/f). En parte, para esta codificación y reconstrucción Marco De Cesaris se ayudó de una facción del Gobierno Thai (cfr: De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris 2008b; Sriboonreang, s/f; Vail, 2014; Von Duuglas-Ittu, 2016), y de los conocimientos de famosos profesores, entrenadores y personalidades tailandesas del Muay Thai como: el General Kwang Robcop, los grandes maestros Paosawath Saengsawan alias Kru Pho, Sken Kaewpadung alias Grand Master Sken, Chinawooth Sirisompan alias Master Woody, el Arjarn Channarong Suhongsa, entre otros. En opinión del famoso Master Woody, el Muay Thai tradicional (el conjunto de sus estilos antiguos, temáticos y regionales) ha sido denominado Muay Boran específicamente por Marco De Cesaris y otras personas [u entidades occidentalizadas] (cfr: Crawford, 2015a; Crawford, 2015b; Crawford, 2015c [2014]; Crawford, 2016 [2015]; De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris 2008b; International Muay Boran Academy, 2018; Kaewpadung, 2018a, 2018c; Vail, 2014; “World Muay Boran Federation”, 2018). El Muay Thai Boran, deriva y se conforma de varios perfiles y componentes técnicos, en su mayoría, de estilos clásicos regionales, como: Muay Chaiya (región de Chaiya) inspirado en el “tigre” y Muay Maa Yang (sur); Muay Korat inspirado en el “búfalo” (noreste); Muay Lopburi (región de Lopburi) y Muay Paak Klang “estilo Bangkok” (centro) (cfr: Crawford, 2015a; Crawford, 2015b; Crawford, 2015c [2014]; Crawford, 2016 [2015]; De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris, 2008b; De Cesaris, 2018 [2013]; Kaewpadung, 2018c; “Master Mind Muay Thai”, 2017; “Muay Boran”, 2018); Muay Pra Nakorn, Muay Thasao o Muay Uttaradit (región de Uttaradit) sinónimos del estilo del “Mono Ventoso” o “Ling Lom” (norte); y de los estilos denominados “temáticos”, como por ejemplo, el Muay Khotchasan (estilo del elefante); Muay Lerdrit (Muay Thai militar); Muay Luang (Muay Real); Muay Kaad Chuek (con puños ligados); Muay Chaiyuth (de estrategias ganadoras) (cfr: Crawford, 2015a; Crawford, 2015b; Crawford, 2015c [2014]; Crawford, 2016 [2015]; Kaewpadung, 2018c; “Muay Boran”, 2018; Saengsawang et al., 2015); y las técnicas del Mono Blanco Hanuman (De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris, 2008b). Actualmente (2018) Chinawut Sirisompan alias Grand Master Woody forma parte como directivo de múltiples organizaciones como la World Muay Boran Federation (WMBF) bajo el cargo de Presidente Auxiliar del organismo (World Muay Boran Federation, 2018); la International Muay Boran Academy (IMBA) como Presidente Honorario; la World Muay Thai Federation (WMF) como Director Técnico Internacional; y por último, la Association Institute of Thai Martial Arts (AITMA) como Vicepresidente (De Cesaris, 2018 [2013]). El gran maestro Paosawath Saengsawan señala que el Muay Boran no existe en realidad. El Muay Boran nunca existió en el pasado como un único corpus técnico, y no puede ser definido como una disciplina separada o única. Realmente, el Muay Boran, tal y como se le conoce en occidente, es una reconstrucción y/o recopilación hecha en Europa en el corazón de la International Amateur Muay Thai Federation (IAMTF), y posteriormente por el IMBA y la AITMA, gracias a la reunificación de varios estilos o tendencias regionales. Paosawath Saengsawan es muy enfático al indicar que “sin la subdivisión de estilos “temáticos y regionales”, uno no puede hablar de técnicas tradicionales del Muay Thai. Tal y como se mencionó, originalmente en Tailandia, el Muay Thai y sus interpretaciones de las artes marciales siamesas, corresponden al lugar de origen de los peleadores más fuertes y expertos (cfr: De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris, 2008b; Kaewpadung, 2018c): provenientes de las subdivisiones de estilos “suaves” o “fluidos”: Muay Kiao o Muay Giaw. Y estilos “duros” o “sólidos”: Muay Lak o Muay Lug respectivamente (cfr: De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris, 2008b “Master Mind Muay Thai”, 2017). El Muay Chaiya es uno de los estilos “suaves” más conocidos que evolucionó en la región sur. Los estilos “duros” de Muay Thai evolucionaron en las regiones norte y noreste de Tailandia. Algunos de estos estilos son el Muay Korat, Muay Lopburi y Muay Uttaradit (“Master Mind Muay Thai”, 2017). Teniendo cada tendencia estilística sus técnicas básicas (desde posiciones de guardia hasta las Mae Mai) y matices de combate muy distintos entre ellas. En Tailandia, nadie practica “Muay Thai Boran”, pero los pocos que se interesan en las antiguas artes, por ejemplo, entrenan Muay Chaiya, que es un estilo específico, entre otros. El sumario de los verdaderos estilos originales que se han hecho para los occidentales ha sido rebautizado como Muay Thai Boran, aunque se pudieron haber utilizado otros nombres del lenguaje Thai (Sillapa Muay Thai, Mai Muay Thai, Muay Kard Chieuk, etc.), u otros apelativos utilizados desde 1995 hasta nuestros días. Actualmente solo existe en el mercado un texto asequible en el mercado que trata los temas relativos al combate antiguo escrito por Kru Pho. La mayoría de las personas obtienen conocimiento e información de esa renombrada fuente, muchas veces interpretando acciones y principios del Mae Mai y del Look Muay Thai (técnicas básicas y accesorias), subsecuentemente empobreciendo el saber y la correcta difusión del Muay Thai. Creando confusión en los estudiantes que a menudo no pueden distinguir entre una técnica arcaica y una moderna (De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris, 2008b). El Gobierno Thai en 1992 organizó el primer curso para instructores de Muay Thai no nativos o “farangs” (De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris, 2008b; Reyes, 2018). Dichos cursos se llevaron a cabo en el Ministerio de Deportes de Bangkok. De este modo los practicantes occidentales y profesionales comenzaron a apreciar la amplitud técnica de Muay Thai, así como su trasfondo cultural y valores, como lo es el respeto a los instructores. Al poco tiempo de este seminario internacional en Tailandia el ministerio creó una federación mundial denominada la IAMTF de la cual su mandato era asegurarse de los aspectos técnicos del arte Thai (los niveles de competencia de los estudiantes y profesores, y los programas técnicos apropiados para cada fase de aprendizaje del arte), y para desarrollar un tipo de competiciones que fuesen menos duras, y que utilizaran diversos medios protección como careta, peto y espinilleras [además de guantes, vendas, concha y bucal]. A partir de ese momento la IAMTF oficialmente representó al Ministerio Thai de Educación (al Departamento de Educación Física y la Comisión de Cultura) de Tailandia a nivel internacional. El Muay Boran no ha sido desarrollado para el combate en el ring. Aunque continúa incorporando los principios básicos del Muay Thai deportivo. Manteniendo la eficiencia demostrada por los Thai Boxers del Thai Kick Boxing, el Boxeo europeo, y otras disciplinas de combate alrededor del mundo (cfr: De Cesaris, 2008a [2004]; De Cesaris, 2008b; Kaewpadung, 2018c). Recientemente (2017), Marco De Cesaris ha sido presuntamente acusado de fraude a través de una carta por algunos miembros del gobierno y la milicia de Tailandia. El firmante de la carta es el coronel Nopakoa Sriboonreang de las fuerzas armadas, e involucra también la participación en el documento de Master Woody dirigente de varias organizaciones deportivas. La misiva acusa a De Cesaris de haber registrado el nombre de Muay Boran en Italia para promover sus escuelas y libros. En donde asevera que él es el dueño y fundador del Muay Boran. Lo que aparentemente parecería ser un robo de la identidad y del patrimonio cultural de Tailandia (Reyes, 2018; Sriboonreang, s/f). A continuación, presentamos la carta original y su traducción textual (Los errores de redacción y elaboración del original han sido corregidos en la traducción):

Kru (Master) Muay Thai Association (K.M.A.)

 

 

 

Oficialmente registrada No. 167/2546 bajo la Oficina de la Comisión Nacional, del Ministerio de Cultura de Tailandia (desde 9 de Mayo de 2003). Luktupafah Muay Thai Academy, Acreditada por el Ministerio de Educación. No. 15 Onnut Road 65 Soi 8 Pravet Bangkok. 10250 Tel: +66 2 720 9344, Gm. Woody móvil no. 081 302 4622. Email: gmaster_woody@hotmail.com, www.krumuaythai.or.th

 

 

 

DECLARACIÓN OFICIAL

 

 

 

Por

 

 

 

Señor Córonel Nopakoa Sriboonreang

 

 

 

Instructor Formal a cargo de Combate próximo para Real Academia Militar Chulachomkloa

 

 

 

(Gran Maestro de la Kru Muyathai Association khan 18)

 

 

 

Re; Señor Marco De Cesaris

 

 

 

De acuerdo a la mala información referente a Marco De Cesaris, presidente de la International Muay Boran Academy IMBA, que ha publicado en varios libros y artículos sobre haber entrenado Muay Boran y estilo Ledlith con la cooperación y reconocimiento de la Thai Military of Royal Thai Army. Puedo declarar que esto no es verdad.

 

 

 

El Señor Marco De Cesaris asistió a una sola sesión de entrenamiento conmigo en 1999. Posteriormente me enteré por parte de la KMA que el Señor Marco De Cesaris nunca contribuyó, apoyó o promovió el Muay Boran en beneficio de Tailandia usándolo únicamente para su beneficio comercial. Inicialmente creimos en el para después habernos dado cuenta posteriormente que registró el nombre de Muay Boran comercialmente en el país de Italia, aseverando que el es el único dueño y fundador del Muay Boran.

 

 

 

Su único propósito es promoverse así mismo, su academia y sus libros. Esto causó gran descontento entre los miembros Mayores de la Kru Muaythai Association y la Muay Boran Federation. Esta es la razón por la cual la KMA terminó su membresía y le quitó el título de Gran Maestro obtenido por él en 2014.

 

 

 

Asesoraremos formalmente al Ministerio de Asustos Exteriores.

 

 

 

Sinceramente,

 

 

 

Señor Córonel Nopakoa Sriboonreang

 

 

 

(Gran Maestro de la Kru Muaythai Association khan 18) (Reyes, 2018; Sriboonreang, s/f; Zamudio, 2018).

 

 

 

Lo que podemos observar y concluir del comunicado sin prejuzgar la veracidad del documento, y de alguna de las partes. Es que el Muay Thai y el Muay Boran como actividad cultural y deportiva representan intereses económicos y comerciales muy importantes para distintas personas y organizaciones gubernamentales y privadas en Tailandia, y otros países. Siendo una fuente de lucro para innumerables negocios y actividades nacionales e internacionales. Otro tema económico referente al Muay Thai en occidente tiene que ver con los grados de ese arte marcial. Sobre los grados en Muay Thai se sabe que no son algo que comúnmente se utilice en los gimnasios de Tailandia. Sin embargo, han sido considerados por una facción del Gobierno Thai como un modo de codificar la forma en que el Muay Thai es enseñado alrededor del mundo. Eso es lo que sucedió en Corea con el Tae Kwon Do, y lo cual generó grandes cantidades de dinero. Al tener que certificarse por un cuerpo de gobierno o autoridad. El Muay Thai no tiene aún del todo ese aspecto, pero al parecer ya se encuentran en proceso de realizarlo por las grandes cantidades monetarias que esto significa. Algunas organizaciones o gimnasios occidentales usan los grados en Muay Thai como un método de progresión entre los estudiantes. Al estar diseñados individualmente por cada escuela y no tener homologación. No significan nada para alguien más y resultan subjetivos, lo opuesto a lo que sucede supuestamente en los sistemas de gradación establecidos como el Karate, el Tae Kwon Do o el Jiu-Jitsu. Así que la respuesta final de este tema es que los grados en Muay Thai son un asunto occidental, y no una cosa Thai real. El Muay Thai al no estar codificado no hay existencia de relación entre el grado que se obtiene, y el grado que alguien más consigue en otro gimnasio u organización. Sin embargo, al decir esto, si los grados significan algo para alguien como persona, eso ya es algo en sí mismo. Si no significan nada, entonces no valen la pena. Al final son solamente algo subjetivo y personal (Von Duuglas-Ittu, 2016). En la actualidad existen muchas organizaciones principalmente occidentalizadas (Confederação Brasileira de Muay Thai (CBMT), Brasil; Escuela Central de Artes Marciales (ECAM), México;  Federação Baiana do Muay Thai (FBMT), Brasil; International Muay Boran Academy (IMBA), Italia; World Muay Boran Federation (WMBF), Tailandia; World Muay Thai Federation (WMF), Tailandia; World Thai Boxing Association (WTBA), Estados Unidos; entre muchas otras) con sistemas de grado (Khan) que van desde el 1 al 25, y múltiples colores (Prajied) para escoger, también estando las que establecen variados niveles del 1 al 4. Siendo importante recordar, que el Muay Thai es un arte marcial, y no debe depender de políticas, organismos ni nada por el estilo como vemos actualmente. El Muay Thai es la esencia del pueblo de Siam, un sistema letal de lucha para la defensa personal que ha ganado mucha popularidad internacional, y con el que también muchas personas buscan lucrar comercialmente y beneficiarse a través de la excesiva mercadotecnia y publicidad para ganar “clientes alumnos” (cfr: Enkamp, 2016a, 2016b; Kabayama, 2018). Incluso en Tailandia, en muchos lugares prostituyen la disciplina por dinero al igual que en occidente. La mayor tragedia del Muay Thai [y otras artes marciales] ha sido su deterioro al convertirlo en un “arte comercial” (cfr: Enkamp, 2016a, 2016b; Sriyabhaya, 1976). Ejemplo de esto en México, puede observarse en IMBA México donde varios de sus miembros y profesores utilizan formas de mercadotecnia y publicidad nefastas. Promoviendo la falta de humildad, presunción, arrogancia, egolatría, narcicismo, desinformación e ignorancia (cfr: Enkamp, 2016a, 2016b; Pérez, 2018). El Muay Thai es una filosofía, una ciencia, un arte, que no surgió fácilmente o por casualidad. Es el resultado de la diligencia, perseverancia, ensayo y error, de interminables sesiones de práctica para dominar aquellas técnicas que transforman al principiante en experto (Sriyabhaya, 1976).

"Brazilian Style" Muay Thai (Chute Boxe):

Es un estilo brasileño de Muay Thai informal y poco extendido popularizado por Rafael Cordeiro en el Chute Box Gym de Brasil. Este estilo ha generado y tenido un impacto en las Artes Marciales Mixtas o Mixed Martial Arts (MMA) más que en el Muay Thai global.  Esto se debe a la amplia popularidad de los combates estilo MMA y Vale Tudo en Brasil. El estilo es reconocible por lo siguiente: 1) Es un estilo agresivo y pendenciero; 2) Combinación de golpes desenfrenados; 3) Juego de “clinch” poco sofisticado; 4) Conlleva muchas low kicks y golpes de gancho (“hooks”); 5) Los clinches utilizados son de tipos de doble agarre al cuello para lanzar rodillas a la cara; 6) Los clinchesson poco sofisticados y no son tan técnicos como en el estilo Thai y se llevan a cabo en el contexto de las MMA. Los peleadores de este estilo llevan a cabo acometidas hacia el oponente desde el inicio de la campana con una rabia frenética, moviéndose por las vallas del octágono. En el clinch, tienen aparentemente un solo objetivo – tomar posición de doble agarre al cuello para lanzar una rodilla a la cara del oponente. Se utilizan muy pocas o casi ninguna estrategia avanzada de clinch de las que se observan en prácticamente cualquier pelea de Bangkok, Tailandia. Algunos de los proponentes de este estilo son las leyendas del MMA como: Wanderlei Silva, Thiago Alves, José Aldo da Silva, Maurício Milani “Shogun” Rua, Anderson Silva, entre otros (“Muay Fight”, 2014).